Los problemas de salud que hay tras el enojo



Si eres de esas personas que acostumbran a enojarse seguido, debes entonces empezar a frenar esta mala costumbre, porque te puede traer a parte de un mal rato, un problema a tu salud.

Acumular rabias, enojarse y recordar momentos de ira, son perjudiciales para el sistema inmunológico. Con esto se atrae enfermedades cardíacas y alguno que otro síntoma de dolor de cabeza y resfríos.

Un período de estrés también es una amenaza, ya que se producen hormonas que liberan cortisol, lo que genera cuadros depresivos. Pero El problema no está sólo en enojarse, también se trata del manejo que se le da, por lo que es recomendable racionalizar y hablar. Esto es vital, ya que de esta forma se apacigua la liberación de hormonas de adrenalina que se generan en estas situaciones de amenaza y dejan al organismo en alerta, para recibir desde problemas cardiovasculares, cardíacos, resfríos, influenza, depresión, infecciones gastrointestinales y respiratorias.

El secreto está en creer que la vida es una sola y solución hay para todo, aunque por más negro que se vea el escenario, hay que creer en que todo ocurre por algo y tiene un sentido. Pero si ya la desesperación es mayor, a veces no se puede contar con esta madurez, por lo que también hay que conversar y desahogarse en el momento preciso y con la persona indicada, además de hacer un hobby, deporte, actividad recreativa o yoga.

Y si te damos otro dato ¿Cambiarías la predisposición a enojarte, por una para reír?

Así es, reír da beneficios para la salud. Así como te dijimos que enojarse generaba problemas, pues la risa los soluciona y hace que el organismo esté fuerte, sin riesgos de enfermedades como las que ya te mencionamos.

Ya sabes, sonríe, un ejercicio tan simple, que a parte de mantenerte felíz te mantiene saludable.